27 de abril de 2020

COVI-19, SINIESTROS VIALES Y OPORTUNIDADES

Y un día apareció el virus COVID-19 produciendo cientos de miles de fallecidos en el mundo. Nos obligó a vivir de otra manera tomando celosos recaudos en hábitos de higiene y distanciamiento físico para evitar contagios.

Sin embargo, la otra pandemia que azota al mundo desde hace décadas son los siniestros viales que se llevan la vida de alrededor de 1.350.0000 seres humanos cada año y producen entre 20 a 50 millones de lesionados de diferente magnitud. 

Al respecto, hasta el momento pocos son los países que han logrado disminuir la tasa de muertos y heridos a través de implementar una política pública eficiente. 



Por otro lado, la contaminación que produce el tránsito causa o agrava patologías preexistentes y se analiza si las partículas en suspensión de los vehículos pueden facilitar la propagación del virus. 

Los expertos e investigadores en movilidad sustentable ven los cambios producidos a raíz del COVID-19 como una gran oportunidad para repensar la circulación en la vía pública y evitar incidentes viales por exceso de velocidad, distracciones, consumo de sustancias tóxicas, etc.

“La ciudad del futuro es para las personas” aclaman. 

Ciudades como Milán acaba de anunciar un plan para ensanchar aceras, calles con prioridad peatonal y para ciclistas. Lima pensaba construir ciclovías en un plan trazado a cinco años, pero ahora los tiempos se acotaron y el mismo se hará en los próximos tres meses. 

Otros países del mundo, entre ellos, Alemania y Australia van en ese camino. 


La bicicleta es un medio de transporte donde el contacto físico a través de las manos con superficies se encuentra sobre el manubrio. Históricamente ha demostrado ser un medio de movilidad eficaz en diversas crisis. 

En estos momentos claves donde la restricción al contacto físico cercano no se ha levantado y paulatinamente se liberan determinadas zonas bajo estrictas condiciones, andar en bicicleta o caminar son las opciones óptimas para movilizarnos saludablemente y recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario